PRIMERA ORACIÓN PARA EL NUEVO AÑO

 

 

 

Dios,
gracias por permitirme estar aquí en este momento bendiciéndote y bendiciendo
cada célula de mi cuerpo, cada átomo de mi existencia, cada sentimiento vivido
y sentimiento por vivir.

Sé que has
hecho maravillas conmigo este año que acaba de pasar, que algunas las he
entendido y otras no, pero con la certeza que todo ha sido para mi aprendizaje
y evolución.

Te pido que
sigas acompañándome, que sigas siendo parte manifiesta en mi, para que me guíes
en cada paso y me permitas ver tu Gloria y tu Sabiduría aquí en la tierra.

En este año
2010 y en los que vienen permíteme transitar el camino de la solidaridad, de la
ayuda a los demás como meta propia y como fuente de felicidad. Y que esta ayuda
no sea dolorosa ni a pesar de mis fuerzas. Permite que ayude con la alegría de
ser útil, haciendo lo que me llena, con lo que me gusta.

Porque como
me los has dicho desde mi nacimiento, tus caminos son solo felicidad; actual o
futura, manifiesta o preparatoria.

Haz que
recuerde tu sentencia de Amor, en la que el Amor es Felicidad. Permíteme que
recuerde que experimentaré el amor solo cuando esté feliz. Este año no debe
haber amor con dolor, ya que Dios Hijo sufrió por mi.

Debo tener
la certeza de que detrás de cada evento que me cueste debe haber un Bien Mayor
que puedo no estar viendo  y que todo
está pasando para bien mío y para bien de los demás.

Permíteme
experimentar mi propia Maestría de vida, con la cual pueda distinguir en cada
paso que dé lo que debo aprender y que lo aproveche y aprenda para toda la
eternidad.

También te
pido que toda persona que se acerque a mi sienta tu presencia, sienta tu magnificencia.
Que yo sirva de apoyo: que con mi aliento sientan el tuyo, que con mi toque
sientan tus caricias, que con mi voz su corazón se consuele y con mis
pensamientos sus sueños se sosieguen.

Y después de
estas peticiones te ofrezco mi esfuerzo para ser felíz, ya que depende
únicamente de mi. Ya no volcaré mis supuestas derrotas o tristezas en los
demás, ni en la suerte, ni en el destino, ya que he comprendido que tu siempre
estás y has estado en mi, lo que me hace poderoso y creador de mi mundo.

No permitas
que piense que mi mal viene de otros, ya que estaría faltando a la confianza de
tu promesa de amor y protección. Entiendo ahora que soy tu creación,  soy tu hija y tu protección es eterna.

En los
momentos duros, recuérdame con urgencia que debo solo cerrar los ojos y dejar
que actúes, que vengas en mi ayuda para solucionar cada inconveniente si los
llego a tener.

Cada brazada
mía en aguas turbulentas me lleva más al fondo, déjame recordar entonces que
debo descansar para dejar espacio a tu Gracia y todo se resuelva por obra tuya.

Tú me diste
el libre albedrío no para que sufra, sino para que experimente tu propio Poder
que reside en mi  y es mi decisión
hacerlo así.

Muchas
gracias nuevamente por este nuevo año.

Que todos
tus designios de amor y paz se cumplan en mi.

Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: