CHISTES DE CACHACOS

Los pingüinos.

 

Un cachaco llevaba una partida de pingüinos hacia el
zoológico Santa Cruz, pero a medio camino se le estropea el camión refrigerado.
Preocupado, trata de reparar el problema pero ve pasar un camión repartidor de
leche y consigue que se detenga. Entonces le dice al lechero: ___mira, te voy a
dar 50.000 pesos, para que me hagas el favor de llevar estos pingüinos al
zoológico.

El lechero, toma el dinero y se lleva con gusto los
pingüinos en su camión refrigerado. Mientras tanto, el cachaco logra arreglar
el daño, y de inmediato enfila hacia el zoológico. En cuanto llega, ve salir al
lechero, con los pingüinos detrás de él, en fila.

El cachaco le pregunta al lechero: hacia donde vas con los
pingüinos…? .El lechero en seguida le responde:___Mira, ya los llevé al
zoológico, pero como me sobró dinero, los voy a llevar al cine.

 

El distraído.

 

Este era de un cachaco muy distraído, una tarde estaba
sentado en la barra de una bar tomándose una cerveza, de pronto entra otro
corriendo, se le acerca y le dice lleno de angustia:___ ¡Carlos, Carlos, un
auto acaba de atropellar a su mujer, fue frente a su casa… corra , la pobre
quedó muy mal…

El tipo sale corriendo del bar mientras le dice: ___Mi casa
queda como a un kilómetro de aquí…___ ¡No importa, llévese la motocicleta que
tengo parqueada en la acera – le ofrece el dueño del bar.

Como a los cinco minutos regresa el cachaco, hecho una
Cristo, con una herida en la frente y botando sangre hasta por los oídos, un
brazo quebrado, la ropa toda desgarrada. El dueño del bar sorprendido le
pregunta:

__¡Hombre !, ¿ Qué te sucedió?

___¡Solo a mi me pasa esto, contesta. Resulta que yo… ni
me llamo Carlos, ni siquiera tengo novia, y lo peor … nunca en mi vida había
manejado una moto.

 

Fisioterapia.

 

Dos mujeres de la alta sociedad bogotana estaban jugando
golf y una de ellas golpeó la bola demasiado fuerte y muy desviado. La bola se
elevó sobre unos arbustos, cayó hacia otro hoyo donde jugaba un grupo de
hombres y finalmente se escuchó un gemido de dolor.

Las dos cachacas corrieron hacia donde escucharon el ruido y
encontraron a un hombre en el suelo, dando vueltas en posición fetal, con ambas
manos sobre sus “partes nobles” y gimiendo de dolor. La mujer que lo
había golpeado se le acercó y comenzó a pedirle disculpas:

___ ¡Lo siento! ¡Por favor, déjeme ayudarlo! Soy
fisioterapeuta y con toda seguridad puedo aliviarle el dolor.

Mientras el tipo cerraba los ojos y apretaba los dientes
para soportar el dolor, la mujer retiró las manos del hombre, le aflojó los
pantalones y comenzó a hacerle un masaje dentro de la ropa interior. Después de
un corto masaje, la mujer le pregunta:

___¿Se siente mejor…?

___ Pues se siente muy bien, pero el dedo pulgar me sigue
doliendo mucho.

 

Los Urrutias.

 

Está la alta sociedad de Bogotá en un coctel. De pronto
entran 20 guerrilleros disparando y diciendo:

___¡Al suelo, partida de homosexuales y mujeres de la calle!
Entonces todos los Pombo y Urrutias, ala, se lanzan al piso en plancha,
aterrorizados.

El jefe guerrillero ve al fondo del salón un tipo de smoking
con el whisky en la mano, tomándose un trago tranquilamente. Se acerca a él
furioso y le dice:

___ ¿Qué hace ahí parado?

El cachaco responde mientras mira a sus amigos en el piso:

___ Pues ala, ¡yo aquí aterrado, aterrado, con estas
amistades que tengo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: